Protégete de los RANSOMWARE

Reduzca el riesgo de perder toda su información por un Ransomware

No son nuevos, pero recientemente hemos visto casos muy llamativos del daño que pueden causar cualquiera de los Ransomware, malwares que encriptan tus datos y piden un rescate económico en conversión a bitcoins (Moneda virtual) sin poder averiguar su procedencia.

¿Qué son y cómo actúan los RANSOMWARE?

Son varios los más famosos (Cryptolocker, Wannacry…) y actúan de modos similares. Atacan con gran rapidez a los archivos del sistema o disco duro protegiéndolos con una clave que por su longitud y complejidad es muy difícil si no imposible de descifrar, y le dan un plazo máximo al afectado para realizar el pago por la clave. Una vez pasado ese tiempo, la suma se puede multiplicar hasta por diez.

Por supuesto, como en cualquier secuestro, las autoridades advierten no pagar ya que al ser una transacción ilegal no existe ninguna obligación por parte del hacker de facilitar la clave y por tanto, como se ha dado en casos, se puede pagar sin conseguir desbloquear los archivos. Por otra parte, el hecho de pagar el secuestro fomenta el aumento de esta actividad ilegal.

¿Cómo minimizar el riesgo?

En cuanto a la seguridad de los datos se refiere, nunca podemos estar seguros de que tenemos la información a salvo al 100% aunque tengamos un buen antivirus, pues los hacker siempre buscaran esa pequeña puerta que se les deja abierta, y hoy en día con el uso intensivo del internet y la rápida viralización de contenidos es muy fácil que nos llegue cualquier virus de mil formas distintas, aunque no son la única forma que tenemos de perder nuestros datos, siempre existe el riego de que nos falle el disco, nos roben…

Por tanto, lo que sí que debemos tener son unos buenos hábitos de seguridad que reducirán al mínimo las posibilidades de ser infectados, o lo que resulta más efectivo para cualquier otro caso, de poder restaurar todos nuestros datos en cualquier momento.

De primeras, es muy recomendable tener siempre al día las actualizaciones de sistemas operativos así como de las últimas versiones de los programas que utilicemos, pues una actualización no necesariamente consiste en la mejora de la interfaz y funcionalidades, sino que constantemente estos softwares ofrecen mejoras en la seguridad según los fallos que hayan detectado en versiones anteriores.

Sólo debemos entrar en sitios web de confianza y abrir correos que procedan de fuentes seguras. Muchas páginas web son malintencionadas y sirven de “tapadera” para colarnos virus y muchos de estos llegan ocultos en otros archivos adjuntos aparentemente inocentes.

Una acción importantísima, que por obvia que parezca no es tan común, es la de realizar copias de seguridad asiduamente a un dispositivo externo (Un disco duro, un NAS, un sistema RAID…) de modo que en caso de catástrofe podamos restaurar rápidamente la última versión guardada y por tanto la pérdida sea mínima.

¿Qué sistema me conviene más?

Vistos los hábitos de seguridad que podemos practicar para reducir el riesgo de perder toda la información, vamos a ver qué dispositivos y como usarlos para crear nuestro propio centro de copias de seguridad.

Empezamos por lo más básico como es crear diariamente copias de seguridad en un disco duro externo. Se trata de un proceso manual y controlado, aunque ese disco que tenemos almacenado puede sufrir una avería y quedarse inservible, o puede ser robado.

El siguiente nivel podría ser un sistema RAID, conjunto de discos entre los que se distribuye o replican los datos, el cual según la configuración ofrece más o menos seguridad en cuanto a fallos de discos se refiere. Dentro de esta solución encontramos muchas alternativas, desde el número de discos que necesitamos, como la conexión por la que queremos conectar el dispositivo al equipo, así como si la configuración del RAID se va a realizar por software o por hardware…

Un sistema más avanzado ya sería un servidor NAS. Este dispositivo cuenta con diversas opciones de capacidad de discos entre los cuales se puede configurar un RAID como en el caso anterior para evitar la pérdida por fallo del disco. Además, este tipo de servidores ofrecen un sinfín de posibilidades de copias de seguridad, desde la realización de copias automáticas de los equipos al NAS, copias de seguridad del NAS a un disco duro externo, la sincronización de estas copias con las principales plataformas de almacenamiento en la nube, o la replicación en un NAS conectado en otra red externa, lo que aseguraría que en caso de ser infectados por un virus, o de que suframos un robo del equipo, vamos a tener todos los datos actualizados en otro equipo. Y como aliciente, al tratarse de un almacenamiento conectado a la red tenemos la posibilidad de acceder a todo el contenido del NAS de forma remota.

Como comentaba al principio, asegurar al 100% la disponibilidad de los datos es muy osado, pero sí que se pueden llegar a ciertas configuraciones que nos garanticen la máxima seguridad.

 

4 comentarios:

  1. Y…¿qué hay de los archivos perdidos, no hay manera de recuperarlos?

  2. Para cuándo entonces, alguna estimación ??

  3. Pingback: La solución más segura de ASUSTOR – IDATA | Soluciones de almacenamiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *